¿Cómo debo de regar mis plantas?
El agua es increíble. Compuesta de hidrógeno y oxígeno, es literalmente responsable de toda la vida en la Tierra. Regar tus plantas es una obviedad, pero cuánto y con qué frecuencia puede ser más difícil de decir. Afortunadamente, tenemos algunas ideas sobre el riego para una salud óptima de las plantas.


¿Qué hace el agua en mis plantas?

El agua brinda soporte estructural, enfría las plantas y mueve los minerales a todos los lugares correctos.

Piensa en las células vegetales como globos de agua. Cuando se llenan de agua, se endurecen y tu planta se mantiene erguida. Cuando hay falta de agua, las células se desinflan y la planta se ve apagada, una señal clara de que su planta necesita más agua es si este look apagado se combina con una mezcla de tierra seca. Las plantas también producen celulosa que les ayuda a mantener su forma, pero la presión del agua (el agua que fluye a través de la planta) ayuda a las plantas a ganar y mantener su forma.

Cuando riegas tu planta, ocurre un proceso invisible llamado transpiración. El sol evapora el agua de las hojas a través de los poros estomáticos, provocando la pérdida de agua en la hoja. Eso es genial, porque el agua disponible irá donde más se necesita. Idealmente, el agua se extrae de las raíces, pero si las raíces están secas, el agua se extrae de las hojas mismas.

¿Con qué frecuencia debo regar mis plantas?

Al igual que diferentes plantas necesitan cantidades variables de luz, diferentes plantas necesitan cantidades variables de agua. Para tener una idea de cuánta agua podrían necesitar sus plantas, piensa en los entornos naturales de tus plantas: ¿son cálidos y secos, o lluviosos y tropicales?

Las plantas del desierto, como las suculentas, les gusta mantenerse secos y se beneficiarán de riegos menos frecuentes. Las suculentas provienen de ambientes cálidos y áridos, prefieren que las rieguen con menos frecuencia que las plantas de hábitats tropicales y tienen una característica física que se relaciona con su capacidad de almacenamiento de humedad. Por ejemplo: hojas carnosas, tallos gruesos o rizomas. Algunos tienen sistemas de raíces superficiales, lo que indica que crecen en lugares donde la lluvia es poco frecuente y rara vez es suficiente para penetrar profundamente en el suelo. Cuando riegue plantas suculentas, asegúrese de que la mezcla para macetas se seque completamente después y espere unas semanas antes de volver a regar.

A diferencia de las plantas suculentas, las plantas tropicales como Monstera deliciosa o Helecho nido de Ave están acostumbradas a frecuentes lluvias en sus entornos naturales. No adaptaron las características suculentas para almacenar agua y tolerar la sequía. Estas plantas frondosas prosperarán con riegos más frecuentes, aproximadamente una vez por semana.

¿Cuánto debo regar mis plantas?

Paso 1: Revisa la tierra de tus macetas para determinar si está seca. La mayoría de las plantas se benefician de secarse completamente entre riegos; algunas plantas que aman la humedad, como los helechos, se pueden volver a regar cuando la tierra está casi seca.

Paso 2: Si el suelo está seco, llena una regadera o recipiente con agua a temperatura ambiente. Algunas plantas pueden ser sensibles al agua fría o muy caliente.

Paso 3: Riega la mezcla para macetas uniformemente alrededor de la planta. La idea es saturar el suelo pero no crear lodo. Evita salpicar agua sobre el follaje de su planta, lo que podría causar manchas de hongos o bacterias. (A menos, por supuesto, que su planta sea una epífita sin tierra).

Paso 4: Riega hasta un cuarto o un tercio del volumen de su maceta. Para macetas sin orificio de drenaje, ten especial cuidado con la cantidad de agua que está usando. Para macetas con un orificio de drenaje, riega hasta que vea que el exceso de agua sale por el fondo de la maceta. Puedes dejar reposar el agua en el platillo o en la maceta durante 15 a 30 minutos, permitiendo que las raíces de la planta se absorban más, luego deséchala.

¿Debo establecer un calendario de riego?

Nos inclinamos a "mantenernos hidratados", pero las plantas pueden ahogarse si se inundan con demasiada agua. Eso es lo que llamamos exceso de riego. Si la tierra para macetas se deja demasiado húmeda durante demasiado tiempo, las hojas de la planta pueden empezar a caer o la raíz se pudre. Por otro lado, si el suelo de su planta está constantemente demasiado seco, es probable que le falta agua.

Entonces, ¿qué debería hacer? Se flexible en sus hábitos de cuidado de las plantas. No forces un horario estricto: regar exactamente el mismo día cada semana puede hacer más daño que bien. Use ese día para controlar sus plantas, regando solo aquellas que lo necesitan.

Pro Tip: es más fácil agregar agua a la tierra para macetas que quitarla. Si le preocupa que pueda regar demasiado sus plantas, opte por regar de menos.

¿Qué más debo saber sobre el riego de plantas de interior?

  1. La mayoría de las plantas de interior prefieren agua tibia o tibia en lugar de agua fría, lo que puede afectar a tu planta. El agua tibia se absorbe mejor en el suelo.

  2. Algunas plantas de interior son sensibles al agua del la llave. Deja reposar el agua durante la noche para que el cloro se disipe antes de usar.

  3. Las plantas en macetas grandes se secan más lentamente que las plantas en macetas pequeñas debido al volumen de tierra para macetas.

  4. Trata de no salpicar agua sobre las hojas de su planta cuando riegue. Dato curioso: la mayoría de las plantas tropicales tienen hojas cerosas porque la lluvia en su entorno natural, la selva tropical, puede ser excesiva. Las hojas cerosas ayudan a que el agua se deslice y evitan el riesgo de infecciones fúngicas.

  5. Espera a regar las plantas más a menudo con luz más brillante y con menos frecuencia con poca luz, a menos que sean una suculenta tolerante a la sequía.

  6. Si tienes miedo de regar en exceso, primero busca signos visibles de sed, como hojas arrugadas para plantas suculentas o tallos caídos para plantas tropicales, junto con tierra seca para macetas.