Cinco consejos y trucos para el cuidado de las plantas de verano
A medida que cambian las estaciones, también cambian las necesidades de sus plantas. Las plantas de interior se ven afectadas por los cambios al aire libre. En este artículo, estamos hablando de todo lo relacionado con el verano y lo que puede hacer para mantener sus plantas felices y saludables durante la temporada de crecimiento.


Finalmente verano

¿Quién no ama el verano? Días largos, noches cálidas, un momento para tomarlo con calma. Y a nuestras plantas de interior también les encanta el verano. Para ellas, el verano es la temporada de crecimiento.

Es la época del año cuando las condiciones son las adecuadas para un amplio crecimiento. Y durante este tiempo, ajustar el agua, la luz y posiblemente cambiar el paisaje de una planta puede ayudarla a tener el mejor verano de su vida, como tú.

Sigue leyendo para conocer nuestros 5 mejores consejos y trucos para el cuidado de las plantas de verano:

1. Mantén las plantas hidratadas

Un buen consejo para todos los seres vivos. En verano, es probable que riegues tus plantas de interior con más frecuencia que en otoño e invierno. Signos obvios como marchitamiento, hojas enrolladas o arrugas, junto con una mezcla seca para macetas, significa que tu planta necesita más agua.

Si tu horario lo permite, riega las plantas temprano en la mañana o en la noche cuando el sol es menos fuerte para evitar que las plantas se quemen y se evapore el agua. Si la mezcla para macetas se seca muy rápido entre riegos, puede ayudarla a retener la humedad agregando rocas o mantillo sobre la tierra.

2. Controla la exposición al sol

El verano es soleado y caluroso. Si tu planta frondosa se encuentra en un lugar que recibe luz directa brillante, es posible que debas considerar colocar una cortina transparente sobre la ventana, especialmente durante el mediodía. También puedes mover tus plantas un poco más lejos de la ventana de lo que estaban durante el invierno, hacia el centro de tu habitación.

Rota tus plantas una o dos veces por semana para que cada lado reciba la misma exposición al sol. Esto evitará que se incline. ¿No estás seguro de si la luz que recibe tu planta durante el verano es demasiado intensa? Coloca tu mano cerca de la luz del mediodía: si hace demasiado calor para ti, es probable que también lo sea para tu planta.

Los habitantes del desierto como los cactus, así como algunas otras variedades de plantas suculentas, son una excepción a esta regla general. Se han adaptado a la luz directa dura debido a sus hábitats nativos.

3. Relájate en el aire acondicionado

La mayoría de las plantas de interior prefieren un ambiente y una temperatura relativamente estables. Es una buena práctica mantener las plantas alejadas de cualquier cosa que pueda causar un cambio extremo en la temperatura o corrientes de aire frío o caliente. ¡Esto incluye unidades de aire acondicionado!

Es tentador querer sentir una ráfaga de aire fresco cuando entramos desde el exterior, pero evita dejar el aire acondicionado encendido o ajuste la temperatura mínima un poco más alta cuando no estés en casa. Tus plantas estarán más felices y ahorrarás algo de dinero en tu recibo de luz.

La mayoría de las plantas de interior comunes provienen de ambientes tropicales, por lo que cuanto más cálido y húmedo sea el aire a su alrededor, mejor. Las unidades de aire acondicionado y los calentadores tienden a secar el aire interior y reducen los niveles de humedad.

Puedes aumentar la humedad agrupando las plantas, usando un humidificador (sí, incluso en verano) o agregando bandejas de guijarros debajo de las macetas.

4. Éntrale a el fertilizante

La temporada de crecimiento, desde principios de primavera hasta finales de verano, es el mejor momento para fertilizar las plantas de interior. La fertilización puede ser importante para la salud a largo plazo de tus plantas.

Elige un fertilizante con una relación NPK: N para nitrógeno, P para fósforo y K para potasio. Esos tres elementos son los macronutrientes más consumidos que necesitan las plantas.

¿No está seguro si tu fertilizante contiene estos ingredientes? Verifique el frente del paquete para ver si hay un trío de números que pueden leer algo como 8-4-6 o similar.

5. Mueve las plantas al aire libre

Es difícil permanecer en el interior durante el verano. Algunas plantas de interior también pueden beneficiarse del tiempo al aire libre.

Si planeas mover tus plantas al aire libre durante el verano, asegúrate de que el movimiento sea gradual y que la temperatura durante la noche esté constantemente por encima de los 18 grados Celsius.

Comienza colocándolas en el lugar más sombreado que pueda encontrar, luego muévelas gradualmente a un lugar con algo más de luz, pero evita la luz solar directa. Los rayos del sol en un lugar con sombra en el exterior son más fuertes que en el lugar más soleado en el interior, especialmente en verano.

Junto con la luz del sol, ten en cuenta los otros elementos del aire libre: el viento, la lluvia y, desafortunadamente, las molestas plagas de las plantas.